lunes, 9 de julio de 2040

bienvenidos


BIENVENIDOS A NUBES DE TINTA Y CAFÉ


Este blog es un pequeño rincón donde encontraréis diversas historias cortas y novelas escritas por mí, así como información de éstas.  Podéis acceder a ellas y su listado de capítulos a través de la barra superior, haciendo click en los nombres. 

También podéis acceder a ellas a través de este listado:

Historias Cortas
                            Ice Eyes                         
                        Bang, dispara a la rosa
                    Better Than Revenge
                                         La última hechicera (Libro 1)
La última Hechicera (Libro 2)
La última Hechicera (Libro 3)
La última Hechicera (Libro 4)
La última Hechicera (Libro 5)
Misterios de una Bruja Adolescente
Colmillos en la luna



Espero vuestros comentarios, sugerencias y críticas constructivas. No olvidéis seguir el blog.

También podéis contactar conmigo a través de Twitter (@Dark_Turtle) y en Wattpad (Leyzel


¡Disfrutad de la lectura!

jueves, 3 de julio de 2014

BTR: 3- Adhara

Mi nombre es Adhara Balzac, aunque todos me llaman Dhara, y estudio Historia antigua en la universidad de Buttercup, en Francia. (¡Oh, que presentaión mas interesante!, bueno, no soy una genio de las letras como mi amigo Jack, así que no os queda otra que aguantarlo). Soy la capitana del equipo de boxeo femenino de la universidad, tego una guerra abierta contra las faldas y llevo el pelo corto por comodidad. Suelo juntarme mas con chicos que con chicas por el simple hecho de que no sé como comportarme con ellas.

No es que sea una marimacho, pero la moda y el maquillaje no son mi fuerte y no me gusta hablar con cualquiera de chicos ya que me siento bastante incómoda. Mi hermana Lora dice que es cuestión de acostumbrarse, pero creo que ella no entiede bien mi punto de vista. Es capitana del equipo de animadoras, popular, adicta a las compras y marca el estilo de la universidad. Pero no es la típica animadora idiota que reflejan las típicas pelis americanas de adolescentes. Mi hermana es guay. Es inteligente y sabe lo que quiere en la vida. Ojalá yo supiera lo que quiero en la vida...bueno, si que sé algo. Quiero la moto de Evan. ¡Mataría por ese cacharro!

Sobre mis amigos, me junto sobre todo con tres chicos. Jules Balzac es mi querido primo de madre japonesa. Es un año menos que yo, terriblemente adorable y un maldito superdotado de la música. Hasta yo puedo recordar siempre hemos estado juntos los tres, él, mi hermana gemela y yo, y a penas sí hemos discutido por algo relevante. El siguiente es Jack Specer, un friki de las letras con una memoria fotográfica alucinante, de mete aguda y por el cual mi hermana perdió la cabeza nada más conocerlo. Y por último esta Evan Lefebvre.

Evan es mi mejor amigo desde que nos conocimos al inicio de nuestra época en secundaria. Es un mundo a parte dentro de Buttercup. Siempre viste con chaquetas de cuero, incluso en verano, fuma, tiene una preciosa moto que un día de estos robaré, lleva algún que otro tatuaje y es un hacker informático de primera. ¡Ah, si! y también juega al futbol. Es atractivo y aparenta rudeza. Tiene ese aura de tipo malo y peligroso que hace que las chicas caigan como moscas a sus pies. Pero cuando lo conoces (si llegas a poder conocerlo de verdad) te das cuenta de que es un encanto de chico. Divertido, compasivo, dulce y auténtico a su modo, amante del cine y de la historia antigua. Y yo llevo años suspirando por él. ¡oh, vaya novedad! Ni se notaba, ¿Verdad?. Ok, paro ya con mi sarcasmo. Pero sé de sobra que jamás me mirará de esa manera. Para él solo soy como una hermana. Punto.

Pero  voy a dejar de hablar de todo eso porque no tiene nada que ver con lo que nos atañe ahora mismo. Como ya he dicho antes, mi hermana perdió la cabeza por Jack Spencer en cuanto lo conoció. Pues bien, él no la soporta. Quiero decir, antes se llevaban bien...y me consta que le gustaba un poco...pero ahora no puede ni verla sin soltarle alguna bordería. Y la culpa de esta t´ragica historia de amor (ok, ok, ya paro de decir idioteces...) la tiene la cotilla anónima del lugar, que no para de escribir gilipolleces en el periódico online de la universidad, como supuestas peleas o carreras de coches ilegales por parte de Evan (a él no le importó demasiado, multiplicó sus admiradoras y no había pruebas sólidas de ello) o que yo soy lesbiana (tardé todo un semestre en desmentirlo) o palabras hirientes hacia cierto tipo de chicos por parte de animadoras (Mi hermana jamás dijo ni diría nada semejante, pero nadie la cree)

¿Y ahora qué? os preguntaréis todos.... Fácil. Pensamos vengarnos.





BTR: 2- Elora


Me llamo Elora Balzac, pero todo el mundo me llama Lora (o, al menos, todo el mundo que tiene cierta confianza conmigo). Tengo 20 años y estudio Veterinaria en la universidad privada Buttercup, situada en medio del campo, a las afueras de París y soy la capitana del equipo de animadoras. Pero ni soy rubia, ni soy alta, ni tengo la cabeza hueca ni muchísimo menos voy metiendome con otra gente porque sí. Tampoco salgo con el capitán de futbol americano, por si os lo preguntábais. De hecho me parece un completo gilipollas. No te negaré que soy bastante popular, que miles de chicas me adoran y que tengo a un montón de tíos a mis pies, pero no me interesan. De hecho, solo me interesa un tío.

Jack Spencer no es popular, pero ni quiere ni necesita serlo. Es jodidamente inteligente, estudia Literatura universal y te puede recitar un montón de versos de libros y de poemas de memoria. Por desgracia, soy de las pocas personas que ven lo genial que es y muchos se burlan a sus espaldas. Está totalmente fuera de mi círculo social. Y lo peor es que me odia ¿La razón? unas falsas declaraciones mías criticando a los "no populares" y una entrevista falsa donde me ponían como una arpía aparecieron en la sección de sucesos de la revista online de Buttercup. hasta ese momento no me había molestado en estar informada de lo que aquella chica anónima escribía, pero ahora procuro consultarla por si las moscas. El caso es que no importó cuantas veces desmintiese aquello, nadie me creyó. Los jodidos estereotipos sobre las animadoras se cernieron sobre mi con una brutalidad imparable y yo no solo perdí su reciente amistad sino también la oportunidad de salir con él.

Gracias, zorra despiadada y anónima.

Por desgracia no soy la única que sufrió duros comentarios contra ella. Mi hermana gemela Adhara también ha tenido que soportar lo suyo. Adhara no se parece en nada a mi. Para empezar estudia historia antigua. Lleva el pelo corto y, por lo general, unas gafas negras que le dan un look inteligente y sofisticado, aunque ella las lleva por necesidad. Es la lider del club de boxeo femenino de Buttercup y solo se pone lentillas cuando practica o cuando se sube al ring. Yo adoro la moda, pero a ella le va bien con sus converse, sus vaqueros y sus camisetas simples. No es una marimacho, pero prefiere ir cómoda a sufrir las torturas de la moda, según sus propias palabras. No suele tratar con chicas. Sus amigos se reducen a nuestro primo Jules, un año menor que nosotras y un prodigio de la música, Evan Lefebvre, un chaval con pinta de tipo peligroso pero que es mas bueno que un trozo de pan y compañero de clase suyo que pese a tener a un monton de chicas tras él solo tiene ojos para mi hermana, y, por desgracia para mi, Jack Spencer.

Que Jack y mi hermana sean amigos al principio me venía de perlas, pero ahora que tengo que soportar sus ironías y cinismos hirientes es un auténtico calvario.

Como iba diciendo, mi hermana también ha sufrido las blasfemias del periódico de la universidad. La pobre se pasó el último semestre desmintiendo su homosexualidad solo porque esa idiota con complejo de Gossip Girl había asegurado que era Lesbiana. que critiquen a mi hermana no me gusta un pelo, por cierto, y menos aún que suelten mentiras por ahí. Así que, como comprenderéis, se la tenemos jurada a esa chica.

Y, si, queridos, pensamos vengarnos....






BTR: 1- Introducción

Siempre se han hablado de chica comun que se enamora de chico popular y chico popular que cae a sus pies pero.... ¿Y si la que se enamora es la animadora? ¿Y si nadie es quien dice ser? ¿y si nos saltamos los estereotipos y cambiamos los papeles? 
Elora y Adhara Balzac son gemelas y tienen 20 años. Sin embargo, no pueden ser mas distintas. Mientras que Elora es la capitana de animadoras, popular y amante de la moda, Adhara es capitana del equipo de boxeo femenino, tiene maneras algo rudas y es alguien con quién es mejor no meterse. Sin embargo, pese a sus diferencias, no casan con los estereotipos. 
Elora no es la típica animadora rubia a la que le gusta meterse con otros. Tampoco sale con el capitan del equipo de Futbol americano. Lleva dos años enamorada del mismo chico, alguien que está fuera de su ambiente y, para colmo, la odia. Adhara, por su parte, no suele pelearse fuera del ring, no es alguien a quien calificarías como marimacho y, pese a no tomárse demasiado en serio el tema del amor, lleva bastante tiempo colada por su mejor amigo. 
Pero esta historia no va de los amores y desamores de las dos hermanas. Va de un periódico universitario, su página de sucesos y una escritora anónima que necesita un escarmiento por sus mentiras. 

miércoles, 18 de junio de 2014

Lo llaman desamor

LO LLAMAN DESAMOR, LO LLAMAN SOLEDAD. 

El eco de sus pasos resuena con fuerza en las calles vacías, empapadas y grises, inundadas de recuerdos ahora carentes de sentido. 

Sin rumbo, camina sin rumbo, con el corazón herido, marchito, abandonado, perdido, ahogado, casi desamparado. 

Es como si le hubiesen clavado mil espinas en el corazón y se lo hubiesen arrancado, para luego quemarlo a lo bonzo. 

Ese nombre, su nombre, suena extraño, lejano, vacío, perdido por la ruta de la indiferencia. No le dio tiempo ha asimilarlo todo. Una tormenta ha caído sobre su alma, el frío ha matado la esperanza. 

Vuelve a llover sobre mojado. Rosas marchitas que esperan un destino. No le queda más remedio que seguir, pero todo se ha parado. Se heló el tiempo. 

 Un millón de lágrimas congeladas en los ojos, una niebla negra que envuelve su ser. Un dolor permanente y agudo, que no se va. Un tango hacia la desesperación, un taconeo angustioso mientras la negra venda de los ojos cae sinuosa, danzante, hacia el empapado suelo. 

 Por mucho que las palabras fueran amables y elegantes sigue doliendo igual. Existe, pero no vive. 

 Es curioso cómo en un instante unas palabras pueden darte la vida o hacerte caer en el más profundo de los abismos.

Esperanzas


Cerró el libro de golpe. Un mechón de cabello castaño claro rozó su mejilla. Otra historia que acababa bien, como tantas otras. Dejó el libro en el estante y concentró sus pensamientos en otra cosa..... el encargo recibido aquella mañana estaba ya colocado en sus respectivos lugares....                        
La joven suspiró y miró a su alrededor. La pequeña librería le parecía demasiado grande ahora. El teléfono interrumpió sus pensamientos.
-Librería papiros, ¿diga?- contestó monótonamente, al otro lado, una mujer preguntó por su padre-Lo siento, pero no se encuentra en este momento. Soy su hija, ¿quiere que le diga algo?
Anotó en un post-it los datos de la mujer y el libro que quería, se despidió cordialmente y colgó.
Otra llamada, la misma rutina.
-librería papiros, digame- una voz conocida....una amiga- Lo siento, pero no puedo salir.
¿no puedes o no quieres? evadió la pregunta.
-De verdad, tengo muchas cosas que hacer.......Mis padres me encargaron ocuparme este fin de semana de la librería y........
"Se por que haces esto. Te aislas por lo ocurrido." chasqueó la lengua mentalmente. Malditas mejores amigas.......
-Te equivocas, solo estoy ocupada.
"solo quieres aislarte" Y una parafernalia sobre que el rechazo no es el fin del mundo fue lo siguiente que escuchó. Y ella las creería...si no fuera porque todas las amigas que le daban esos discursitos estaban siempre muy bien acompañadas. colgó, dejándola con la palabra en la boca. No todos tienen siempre su cuento de hadas y ella no iba a seguir esperando a que algo similar a un romance apareciera en su vida de aburrida universitaria. Ya había sufrido suficiente.
Para ella cupido había muerto hacía ya tiempo. Eso era un juramento en toda regla.
La campanillas de la puerta repiquetearon obligandole ha alzar la vista. Al ver a uno de los clientes habituales le sonrió cortesmente, sin reparar en el joven que le acompañaba.
-Ah, encanto, tu padre debería atarte, ¡cada dia estas mas bonita!-
-Le agradezco su falta de honestidad..... ¿que estilo de libro le apetecería leer ahora?- sabía la metódica que guíaba al caballero.
Cada semana iba, pedía consejo sobre un genero en concreto y se llevaba el libro que la joven le recomendaba. Solo se dejaba guiar por el criterio de la veinteañera, ni por el de sus padres, ni por el de sus tíos.
-Oh!, no es para mi.....Es para él........siempre son para él.....De momento tus recomendaciones siempre han acertado y esta vez se ha decidido a acompañarme.- Señaló al joven que le seguía de cerca.
Lo que llamó la atención de la chica no fue su evidente atractivo. Tampoco le llamó la atención los ojos azules, tan claros que parecían aguados, ni esa cazadora de cuero. Lo que realmente le llamó la atención fue el modo de mirar los libros que tenía. Como si fueran tesoros recién sacados de una cueva. Como si fueran las joyas de la corona.
-Ey, muchacho! ven y preséntate- el aludido se giró y la miró directamente a los ojos. Le sonrió. Ella, algo azorada, le devolvió la sonrisa.- Es mi sobrino....
Su tío dijo algo sobre la carrera que estudiaba, pero la joven no prestó atención.
El chico escuchó atentamente mientras ella le explicaba diversos argumentos de algunos libros interesantes. A veces él la interrumpía para dar su opinión o puntualizar alguna cosa. A menudo su tío intervenía, ya que se perdía con mucha frecuencia en las explicaciones de la joven.
Se fueron con varios libros bajo el brazo y ella se quedó con el malestar de un juramento de nuevo roto. Media hora mas tarde reparó en un post-it que ella no había escrito, pues no era su letra. En él solo había anotado un número de móvil y un nombre. Sonrió para sí misma, mientras se dirigía a la trastienda con su movil en una mano y el post-it en la otra.

Lágrimas de sangre

De tanto fijarse su propia imagen había perdido todo significado. No lograba encontrarse en aquel reflejo, y mucho menos en el espejo resquebrajado por mil partes. 
No había sido queriendo, pero al intentar recuperar el equilibrio, tras un tonto tropiezo, lo había golpeado.
Empezó a tecoger los cristales del suelo, torpemente. Se cortó la palma de la mano, casi ni lo sintió. Cayó de rodillas con pesadez. Las lágrimas resbalaban por sus mejillas sin tregua, en silencio, como una lluvia cálida plagada de melancolía. Esas viejas palabras que se habían clavado tan profundamente en ella resurgieron de su alma como la lava de un volcán en erupción. abriendo la herida que tan desesperadamente quería mantener cerrada. 
La sangre se mezcló con las lágrimas y las esperanzas muertas. Cada recuerdo se reflejó en cada uno de los pedazos del espejo. Cada "¿por qué?" no pronunciado, cada "Te quiero" sin respuesta aumentaron el llanto. Porque el amor había decidido no escucharla, dándole solo disculpas y rechazos mal elaborados. 
Se arrastró hasta el botiquín mientras apretaba una toalla contra el corte. El blanco se tiñó de rojo mientras buscaba desesperadamente algo con que curarse. Se lavó el corte, se puso algo de agua oxigenada y algodón e intentó vendarse sola la mano. Resultado: un fiasco. Como todo lo demás. Pero al menos se lo había curado sola. Recogió el desastre del cuarto de baño y fue directa a por su movil, con paso lento. Marcó un número de telefono pero no hubo respuesta. Lo intentó tres veces mas, con tres números distintos. El primero estaba apagado. El siguiente le colgó. A la tercera una voz femenina le cortó diciendo que estaba ocupada y no podía hablar.
Lanzó el movil sobre la cama con furia. Estaba cansada, muy cansada de todo Siempre el mismo cuento, la misma historia que nunca ocurre. Las mismas lágrimas de sangre.